LOS MUERTOS NO ESTÁN EN EL CIELO

La muerte puede que sea el tema peor comprendido en el mundo de hoy. Para muchos el asunto está envuelto en un misterio y evoca sentimientos de temor, incertidumbre e incluso desesperación.

Otros creen que sus amados difuntos, en realidad no han muerto, ¡sino que viven en otros lugares bajo diferentes condiciones!

Algunos se confunden en cuanto a la relación de cuerpo, alma y espíritu ¿Importa esto? Sí, muchísimo. Lo que usted crea acerca de la muerte tendrá un profundo impacto en lo que a usted le pueda suceder en el período del fin del mundo.

La Biblia enseña que Dios hizo al hombre del polvo de la tierra. (Génesis 2:7).

También nos asegura que cuando el hombre muere, el polvo vuelve a la tierra:

«Y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio» (Eclesiastés 12:7).

El polvo se convierte en polvo de nuevo, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio. El espíritu de toda persona que fallece, sea buena o mala, regresa a Dios en el momento de la muerte.

Ahora, hay que entender lo que es el espíritu que vuelve a Dios, el espíritu que vuelve a Dios en ocasión de la muerte es el hálito, o aliento de vida. En ninguna parte de las Escrituras al «espíritu» se le atribuye vida, sabiduría o sentimiento después de que la persona muere. No es más que el «aliento de vida». (Santiago 2:26; Job 27:3).

También es necesario responder a la pregunta: ¿Qué es un «alma»? Según la Biblia un alma es un ser vivo (Génesis 2:7). De manera que la palabra de Dios enseña que nosotros al ser formados del polvo de la tierra y Dios darnos el hálito de vida, venimos a ser un alma viviente.

¿Mueren las almas?

«El alma que pecare, esa morirá». (Ezequiel 18:20).

«Y toda alma viviente fue muerta en el mar». (Apocalipsis 16:3).

De manera que, según la Biblia, las almas sí mueren. El hombre es mortal (Job 4:17). Sólo Dios es inmortal (1 Timoteo 6:15-16). El concepto de un alma inmortal va en contra de la Biblia que enseña que las almas (personas) mueren.

Respondiendo a la pregunta ¿Van al cielo las personas buenas cuando mueren? La respuesta es: No.

Jesús nos enseñó en Juan 5:28-29 que: «todos los que están en los sepulcros oirán su voz y saldrán». En Hechos 2:29-34 Pedro afirma: «David, murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy… porque David no subió a los cielos»

A como podemos notar, la gente no va al cielo cuando muere, va a la tumba a esperar el día de resurrección.

La Biblia también nos enseña que los muertos descansan y no tienen más memoria. Favor leer estos textos: (Salmos 6:5) (Salmos 146:4) (Eclesiastés 9:5-6, 10).

Los muertos dormirán hasta el gran día del Señor, que será el fin de esta Era. Durante la muerte, los difuntos tanto buenos como malos están absolutamente inconscientes, carentes de toda actividad o conocimiento.

El intervalo entre la muerte y la resurrección está descrito en la Biblia como un sueño. (Salmos 13:3). No hay conciencia de lo que está pasando o del tiempo que pasa. Morir es como ir a dormir y tu próximo pensamiento consciente que parecerá como el próximo momento, es cuando Dios te resucite y te de tu vida de vuelta.

El profeta Daniel lo entendió perfectamente y nos dejó la enseñanza para que sepamos donde se encuentran en estos momentos todos los difuntos de todas las eras:

«Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua». (Daniel 12:2).

Todos los muertos tanto justos como injustos de todas las eras, duermen en la tierra, esperando resurrección. Espero que este aporte edifique tu vida.

«Dios les de cada vez más gracia y paz a medida que crecen en el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro señor» (2 Pedro 1:29).

Comparte y bendice a otros:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *